miércoles, 19 de enero de 2011

CUENCA OCULTA


Interior del refugio antiaéreo

Cuentan las leyendas que, en el subsuelo del casco histórico de Cuenca, existen numerosos túneles, testigos directos de historias, muchas de ellas no exentas de imaginación. Unas nos relatan que fueron los musulmanes quienes excavaron este entramado subterráneo, otras que los templarios llevaron por ellos el Santo Grial bajo la Catedral; que los judíos los tenían como vías para escapar, que la Inquisición accedía a través de ellos a todos los barrios de Cuenca, para torturar y asesinar a los infieles, e incluso osan algunas contar que unían los conventos para facilitar los encuentros prohibidos entre los religiosos.

Unas y otras, parte de las historias y leyendas de esta ciudad, no pueden ser corroboradas por la falta de evidencias materiales sobre tales hechos acaecidos en las mismas.
Entrada de acceso
Las primeras investigaciones arqueológicas y documentales se han realizado sobre doce segmentos de túneles. La conclusión a la que han llegado los investigadores es, queden en la trastienda las historias enigmáticas, que se construyeron como refugios antiaéreos durante la Guerra Civil Española. Entre otros, encontramos el del cerrillo de San Roque, Calderón de la Barca, Colón, Alfonso VIII, San Felipe Neri, Los Tintes y la Catedral de Cuenca. El primero que se ha recuperado, el de la calle Alfonso VIII, conserva su identidad original, aunque se ha mejorado la accesibilidad para abrirlo al público.

Maqueta de bombardero
   Albañiles y mineros construyeron mediante barrenos este refugio, con cien metros de longitud, cuatro metros y medio de ancho y dos metros de altura, planta única y tres accesos, con capacidad para varios cientos de personas y no varios miles como afirman periódicos de la época. Su uso inicial fue servir de cobijo a los ciudadanos de una de las zonas más concurridas de la época cuando las sirenas les alertaban de que los aviones podían bombardear la ciudad. Con posterioridad, tras la guerra, se usó como cueva para el cultivo del champiñón, almacén municipal e incluso como zona de juegos para los niños.


Interior del túnel
        Puesto para fusil
Parada obligada para todo aquel que decida visitar Cuenca y su casco antiguo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que suma a su ya numerosa riqueza monumental y natural, este patrimonio arqueológico subterráneo desconocido hasta la fecha.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante documento seguro que desconocido por muchos Conquenses.¿Cuanto tiempo estara operativa la visita guiada?

La Cornucopia dijo...

En principio tienen previsto tenerlo abierto al público, con visita guiada y de manera gratuita, hasta el 31 de enero. El horario actual es de lunes a viernes (12-14h. 17-19h.)y fines de semana (12-14h. 16-19h.). A partir de esa fecha no se ha decidido todavía.

Anónimo dijo...

Gracias por la informacion interare hacer un viajecito de turismo y seguro que paso por alli.

Mary dijo...

Enhorabuena por tu blog!!!! Seré fiel seguidora. Me encanta que las dos primeras entradas sean sobre Cuenca...¿por qué será?

La Cornucopia dijo...

Muchas gracias por tu comentario Mary, espero que en este blog encuentres cosas que te sorprendan, como me sorprendió a mi descubrir que debajo de esas paredes había tan singular refugio.